Site Information

 Loading... Please wait...

KRISHNA Y LAS GOPIS Rubén Cedeño. Vrindavan 29.10.2016

Posted by Rubén Cedeño on

KRISHNA Y LAS GOPIS

Rubén Cedeño.

Vrindavan 29.10.2016

Dedicado a la Gopi Erika.

Libro “Sanatana Dharma”

Perdido, India adentro, en el pueblo de Vrindavan, sorteándose la orientación entre estrechas callejuelas discontinuas, entre casa arruinadas, senderos que en algunas partes apenas permiten un transeúnte a la vez, todas retorcidas, atravesadas por callejones y pasajes formando un laberinto inescrutable, aparece la puerta del Templo de Nidhivan. Hay una notoria profusión de devotos entrando, ningún turista, aunque si algunos extranjeros ya convertidos al hinduismo y muchos picaros monos, dispuestos a robarle a la gente lo que a ellos les llame la atención, entre otras cosas gafas, aretes y collares. Aquí en este templo, esta lo que toda mi vida soñé ver algún día, el Bosque de arboles de Tulsi donde Krishna bailó con las dieciséis mil Gopis o pastoras en su juventud y realizaba sus pasatiempos. Krishna fue la primera conciencia despierta del “Ser Divino Propio” que hubo en la historia de la humanidad, dicho en otras palabras el Primer “Cristo Despierto”.

Cuando vi el bosque de Krishna y decenas de mujeres entre los arboles tirándose en la tierra y dando vueltas de cubito dorsal revocándose, no contuve las lagrimas, de la emoción tan grande de estar allí y observar tan efusivo acto de devoción, como jamás lo había visto en ninguna parte, religión ni lugar alguno. En este lugar, el pasado, las preocupaciones, los problemas, la personalidad, el nombre y la identidad desaparecen repentinamente, sin avisar sin percibirse, solo hay Alma, Presencia del Espíritu y aun así, esto no se cuestiona, de repente se esta con el Ser sin que haya un “yo personal” que lo indique. Es imposible creer que este lugar se conserve después de cinco mil años en que Krishna lo bendijo con Su Presencia. Gracias a que Krishna realizo aquí esa mágica danza, se acorto el “Kali Yuga” o edad oscura y fue lo que le permitió al Maestro Saint Germain entrar e instaurar en estos tiempos su “Edad Dorada” o Satya Yuga, con la Enseñanza del “Yo Soy” y la “Llama Violeta”. Todo eso hay que agradecérselo a Krishna y a este lugar, por esto amo este sitio y lo visito. He allí el motivo de venir aquí, la gran emoción al pisar este lugar, que si aquí no hubiera pasado lo que sucedió, no estuviéramos libremente hablando de esta Enseñanza en esta “Era de Acuario”. Aquí se funde la historia, la leyenda, los mitos y sabe Dios cuantas cosas mas. Pero a este bosque no se puede venir con cálculos mentales, racionalismo, sensatez, ni lógica, creo que seria un despropósito o tal vez eso mismo impediría la entrada.

Hay un pequeño templo en el medio del bosque donde los devotos le ofrecen comida a Krishna y su Divina Shakti Radha, y en la noche cierran todo con llave, cadenas y candados, con la comida adentro y al siguiente día, no hay nada, dicen que Krishna y Radha vienen a comérselo. Este es un fenómeno que se comenta en el pueblo entero, lo han observado miembros de la policía local y muchos observadores, incluso ha sido objeto de programas de televisión por renombrados periodistas. En la noche, cada árbol se convierte en una Gopi o Pastora y Krishna aparece y se oye tocando su dulce flauta y baila con ellas, al amanecer todo desaparece. En un lugar, se puede ver ya seco el árbol original donde Krishna tocaba su flauta. Gracias al gran devoto de Krishna, Lord Chaitania, podemos gozar de este sitio, ya que en el siglo XVI rescato del abandono todos estos lugares santos. Aquí no se puede decir, que “hay que ver para creerlo”, porque ni se ve, ni se cree nada, solo se siente y se llora de emoción como lo he sentido. Por tan solo visitar Nidhivan vale la pena venir a la India.

Foto: Ruben en el Sagrado Bosque donde Krishna bailo con las Gopis.